Nuestra identidad también se construye a partir del alimento, resaltando las diferencias culturales y sociales entre comunidades, donde influyen las creencias, la religión, la edad, las costumbres, la herencia, entre otras. Esto, es resultado de un ejercicio práctico de transmisión, de ejemplificación, de mostrar y aprender haciendo, de recolectar, de cosechar, preparar y adquirir el conocimiento, pero a su vez, construyendo el saber.

La preparación y consumo de alimentos permiten reforzar vínculos familiares y comunitarios, permite el intercambio permanente del saber y el aprendizaje para el bien común, la colectividad y reconocimiento de lo propio.


El consumo de alimentos es también, una forma de resistencia y protesta.



Mantener una receta viva es reconocer y conservar la biodiversidad del entorno, así como la memoria de las personas que cultivan, preparan y consumen los alimentos. Un plato tiene el potencial de expresar las tradiciones en un territorio y constituir un referente de la soberanía alimentaria de un pueblo.

Debemos incentivar las reflexiones necesarias que permitan cambiar los hábitos del consumo de alimentos desde tres puntos de vista: la salud, el cambio social y la protección del medio ambiente.

También es importante alcanzar altos niveles de consumo de alimentos sanos y locales a partir de una buena educación sobre los hábitos alimenticios y el reconocimiento del importante papel del consumidor en las transformaciones sociales.

Por último es indispensable dar a conocer los mercados campesinos, orgánicos, étnicos y agroecológicos de las regiones, como escenarios de encuentro y apoyo de las economías locales, del campesinado y lo popular, de los sabores y los saberes, de lo justo y la confianza. Los circuitos cortos de comercialización como una de las alternativas al desarrollo.


¿Quieres saber como apoyar al campesinado?

Visita los mercados campesinos, orgánicos, agroecológicos y étnicos de tu región, también al artesano y a quienes desde sus economías populares transforman los productos campesinos y desarrollan sus proyectos urbanos, construyendo la economía desde la solidaridad y la confianza.


¡Visita y disfruta nuestro mercado virtual!

Esta alternativa tiene como objetivo posicionar, visibilizar y comercializar los productos de decenas de campesinos y campesinas, agricultores, transformadores, artesanos y artesanas que tienen la convicción de producir para la vida, cuidando el medio ambiente y protegiendo las economías y los saberes de lo local.

¿Tienes preguntas? Escríbenos 🙂