Conocer la importancia del lugar de procedencia de los alimentos que consumimos, es fundamental para darle el valor que requiere la soberanía alimentaria, también a las prácticas que pueden reducir significativamente la huella de carbono y los gases de efecto invernadero relacionados con la producción agroindustrial de alimentos, la deforestación que esto causa, el transporte, su procesamiento, su refrigeración y finalmente el desecho.

Debemos promover y apoyar la producción local, reconstruyendo la cultura y nuestras costumbres, así mismo cuidar de nuestras semillas nativas, los territorios y los saberes ancestrales.


Los territorios son nuestras luchas, son nuestra casa, son la vida.



El impacto cultural de la industria alimentaria mundial, ha alcanzado graves consecuencias en incontables comunidades. La destrucción de la memoria que es tradicional y que hemos desarrollado a través de miles de años bajo una profunda relación con la naturaleza, es incontenible. Aún así, es posible tratar de transformar esta realidad global desde pequeños cambios individuales y colectivos, que nos permitan alcanzar la reflexión desde la práctica aportando en la preservación de nuestras raíces, saberes y costumbres.

Así, también protegemos nuestros alimentos nativos, no sin antes documentar, analizar y revalorar los conocimientos de los abuelos y abuelas, de las comunidades, necesarios para la sostenibilidad de sistemas agroalimentarios alternativos.


¿Quieres saber como apoyar al campesinado?

Visita los mercados campesinos, orgánicos, agroecológicos y étnicos de tu región, también al artesano y a quienes desde sus economías populares transforman los productos campesinos y desarrollan sus proyectos urbanos, construyendo la economía desde la solidaridad y la confianza.


¡Visita y disfruta nuestro mercado virtual!

Esta alternativa tiene como objetivo posicionar, visibilizar y comercializar los productos de decenas de campesinos y campesinas, agricultores, transformadores, artesanos y artesanas que tienen la convicción de producir para la vida, cuidando el medio ambiente y protegiendo las economías y los saberes de lo local.

¿Tienes preguntas? Escríbenos 🙂